Martes 30/08

Hoy, a primera hora de la mañana, ha empezado a llover. A cántaros, casi con desesperación. Esa típica tormenta de verano que tal como viene y descarga con furia se marcha con sigilo.
Saliendo del metro he topado con una aglomeración: los ciudadanos, incautos y con el chip del verano todavía metido en sus cabezas observaban con sorpresa la densa cortina de agua, murmurando entre ellos con ese deje de sueño que empalaga las lenguas y reseca las bocas.
Como un señor, me abrí paso cual Moisés en el Mar Rojo y abrí mi paraguas. Porque siempre llevo uno, y no es por ser previsor sino porque mi mochila tiene un pequeño bolsillo lateral en el que un día de febrero metí el cachivache de marras y ahí se quedó.
Así pues subí las escaleras que me llevaban a la calle. Las gotas golpeaban la tela del paraguas mientras notaba las miradas de envidia de la gente, que no osaba mojarse por vete a saber que estúpida manía.
Media hora después dejó de llover. Me asomé a la ventana y vi como por la boca la boca del metro empezaba a escupir personas como si de un hormiguero se tratara.

Larga vida a los bolsillos laterales de las mochilas.

Categorías Día a día

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close