MEMORIA TERMINATA [-XII-]

Asisto desde mi posición de “persona-que-ha-pasado-todo-agosto-trabajando” al regreso, como quien regresa del frente de batalla, de todas las personas que han disfrutada de varias semanas de vacaciones, ya sea tostándose al sol o realizando el viaje de su vida a un país de pronunciación imposible y del que sólo veremos fotos que se podrían tomar en cualquier otro sitio del mundo (porque sí, la sesión de fotos es inevitable). Son días, los de esta semana y probablemente la que viene, en los que se suceden los abrazos de bienvenida y las conversaciones -más largas de lo conveniente- en la máquina de café acerca de lo estresante que es regresar a la rutina. Charlas a la hora de comer en las que se ejercita la inmediata añoranza de aquellas jornadas vacacionales al mismo tiempo que se abre la ventana al tedio de cabalgar a lomos de esa bestia que nos atrapa a todos en una rueda de hámster.

Enfrentarse con unos elementos que se repiten día tras día -la rutina- después de un período de ruptura en el que hemos conseguido desconectar del mundo es sin duda un desafío importante. Y difícil. No por más manido el término “estrés post-vacacional” deja de tener un gran punto de verdad. Lo veo todos los años entre finales de agosto y principios de septiembre: rostros que durante las primeras horas del regreso aún mantienen esa luz de quien no se ha preocupado por la vida durante muchos días, pero que poco a poco se transmuta en una máscara grisácea que de nuevo soporta el peso de las responsabilidades, los pagos, los bancos, los madrugones que están por venir… demasiados frentes abiertos que te devuelven a una guerra diaria de la que inocentemente te creías a salvo.

“¿Sabe cuál es mi enfermedad? La utopía. ¿Sabe cuál es la suya? La rutina. La utopía es el porvenir que se esfuerza en nacer. La rutina es el pasado que se obstina en seguir viviendo”

La cita, de Víctor Hugo, ilustra perfectamente el momento social en el que llevamos anclados desde hace demasiado tiempo. Esa obstinación aparente del pasado en no evolucionar es precisamente lo que nos provoca la sensación de rutina, el vivir en un constante déjà vu que no parece llevar a ningún sitio. Algunas personas luchan contra ello, saliéndose de las hebras de nuestra sociedad y buscando una existencia que se sostenga en la flexibilidad de no tener un futuro marcado -o por lo menos la falsa sensación de vivir tiempos en los que el destino está escrito-; esas personas, como podemos leer en la cita de más arriba, son consideradas como perseguidoras de utopías, cazadoras de sueños imposibles. Pero realmente, ¿no será que luchan por lo que quieren y no se pliegan ante lo que les dictan las normas sociales? Yo mismo empiezo a ver las costuras de esa rutina que no deja de ser algo así como la rampa mecánica en la que son llevados los animales al matadero. ¿No hay caminos alternativos? ¿No podemos bajar de esa cinta y echar a correr en la dirección contraria?

Podemos. Y debemos hacerlo, si así lo creemos en nuestro interior. Así lo vengo creyendo desde hace un tiempo, y con el paso de los años esta sensación va creciendo. ¿Madurez? ¿Clarividencia? Quién sabe, a veces los motivos no importan.

Los obstáculos son muchos, desde el propio miedo a fallar hasta la pereza de tener que remar a contracorriente cuando el agua tiene demasiada fuerza. Tenemos toda una vida por delante para equivocarnos y aprender, porque cuando llega el arrepentimiento por todo lo que no se ha intentado ya es demasiado tarde.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close