VIDA DE UN WARSIE [-VI-]

Regla de Dos: filosofía Sith que afirmaba que solo dos Lord Sith podían existir en un momento dado: un maestro para ser el ejemplo del poder del Lado oscuro de la Fuerza, y un aprendiz para ansiar ese poder. La filosofía de dos gobernó a los Señor de los Sith por un milenio, empezando por su fundador Darth Bane.

He crecido con la música de John Williams —y no sólo en Star Wars—, quizás el mayor compositor de la segunda década del siglo XX. Pocos pueden discutir ese hecho, como tampoco que gracias al cine ha conseguido traspasar las barrera de la música y convertirse en un auténtico icono popular. Es innegable que gracias a él mi infancia está plagada de recuerdos cinéfilos imborrables, películas que jamás podré olvidar y que en buena parte han moldeado a ese niño hasta convertirlo en el hombre —creo— que soy ahora.

¿Quién no reconoce la fanfarria inicial de Star Wars? Si no lo haces es que probablemente has dormido muchos años o acabas de aterrizar en el planeta; Williams y su música forman parte del imaginario colectivo de un modo que ni siquiera los que no aman o no les interesa su obra la conocen. Antes de la compra de Disney, todo empezaba con el logo de 20th Century Fox, que daba paso al logo de Lucasfilm y tras unos segundos de espera —En una galaxia muy, muy lejana….—, ¡BOOM! las letras de la saga estallan en tu cara mientras la música atronadora te atraviesa todo el cuerpo. Seas fan o no, si lo vives en un cine no restas indiferente ante semejante proeza. No me canso de verlo, y mi cuerpo no para de repetir el mismo patrón: escalofríos, emoción y ojos humedecidos. Los fans ya sabéis de que hablo; los de ahora y los de antes. Los que descubrieron a Luke, Han y Leia; los que alucinaron con el joven Obi-Wan y se enamoraron de Padmé; y también los que ven en Rey a una heroína increíble. Todos reaccionamos igual ante la fanfarria inicial. Y el resto de las películas, las disfrutamos sin importar el número de veces que las veamos. Yo caí siendo muy pequeño, con seis o siete añitos: por casualidad cacé A New Hope en la televisión y quedé prendado para siempre de la saga y de la música de Williams. Estuve semanas tarareando las melodías que de una manera increíble se habían grabado a fuego en mi cabeza con sólo escucharlas una sola vez. Williams tiene esa magia, la de los grandes.

Cuarenta años después el tipo sigue en la pomada. Al pie del cañón. Con 89 añazos ya ha confirmado que compondrá para el spin-off de Han Solo y para el Episodio IX. No para, ni da la impresión de que quiera hacerlo. Hace poco le hemos podido escuchar en The Post, la nueva película de Spielberg y seguro que el bueno de tito Steve cuenta con él para la quinta parte de Indiana Jones. Incombustible. Y Williams aguantará el tute, porque parece tocado por la divinidad y sigue gozando de una salud envidiable para su edad. ¿Cuántas grandes partituras todavía nos esperan? Ojalá sean muchas.

Ahora los fans han iniciado una campaña en Change.org para que Williams haga un cameo en Episodio IX, una iniciativa que me parece preciosa y que haría justicia —nunca habrá suficiente— a una de las figuras clave de la saga. Aquí tenéis el enlace a la petición.

Ojalá tomen nota los de Disney y podamos verle en la gran pantalla, rodeado de ese increíble universo que él mismo ayudo a cimentar de un modo maravilloso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close