FUEGO EN ESTADOS UNIDOS

Foto de WQAD.com

Arden las calles de Minneapolis. Llevan así seis o siete noches. Masas de ciudadanos se amontonan frente a la Casa Blanca. Otros tantos, en la puerta de la Trump Tower. Miles de personas protestan, enfurecidas, ante el enésimo asesinato racista de la policía norteamericana. Ante otro caso de brutalidad inhumana de quienes se supone que han de velar por nuestros derechos. Hay quien dirá que también ha ocurrido con personas blancas, pero esa suerte de inocencia naif esconde un pensamiento oscuro que no trataremos en este artículo.

En esta ocasión, el caído en desgracia -mortal- fue George Floyd. Se le ocurrió pagar en un establecimiento con un billete falso -supuestamente-, llamando la atención del dependiente de la tienda, quien avisó a la policía. Ésta llegó en pocos minutos y arrestaron a Floyd. Pero terminaron asesinándolo porque uno de los agentes (Derek Chauvin) estuvo con su rodilla en el cuello del detenido hasta asfixiarlo, pese a que Floyd dijo en repetidas ocasiones que se ahogaba. Solo quería respirar. Está en los vídeos, hay pruebas gráficas. La era de Internet móvil no perdona.

A la espera de ver cómo se resuelve judicialmente el enésimo caso de violencia policial contra los negros, la ciudadanía ha decidido que está harta. Y quienes lideran las protestas que se han extendido a lo largo de todo el país son las personas de raza negra, que siguen viendo cómo en pleno 2020 son vilipendiados y tratados como ciudadanos de segunda -o tercera, cuarta- por unos cuerpos de seguridad que deberían estar velando por sus derechos en lugar de destrozarlos. Da igual que ocurra menos que antes, o que algunos -personajes, medios, opinión pública- intenten, en un extraño juego de prestidigitación asqueroso, justificar las acciones policiales sacando a relucir extraños datos sobre robos, drogas y violencia. Los negros son menos, pero acaparan lo peor de la sociedad, vienen a decir. Y pretenden que eso -que es más que cuestionable- exculpe todas y cada una de las muertes de chicos y chicas negras del país a manos policiales en los últimos años.

Artículo completo en La Réplica.

Categorías Artículos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close